YAPH

(Yet another personal homepage)

No vayais a charlas en el mundo IT

sex doll conference
En el mundo del Software Libre, las charlas han cumplido un rol esencial durante muchos años, pero... ¿son realmente útiles las charlas en esta era?

Si nos detenemos a pensar en ciertas características de los informáticos, y nos remontemos al boom de Internet, cuando la cosa comenzaba a salir de cascarón, veremos que las charlas tuvieron un rol esencial en 95-2005, ya que la información en aquella década, a pesar de la creación de Google, el esfuerzo y posterior rotura de Yahoo y la masificación de los PDFs, fue paulatinamente creciendo y circulando en la comunidad.

¿Sigue siendo en el 2017 algo realmente vital asistir a charlas?

Recuerdo que una de las primeras charlas motivadoras que escuché allá por el 99/2000, fue una charla en Rosario, Argentina, sobre cortafuegos basados en ipchains, dada por un integrante del UYLUG en unas jornadas que se impartieron en aquella ciudad.

Hacia 3 o 4 años que ya me deslumbraba el precoz mundo del SL y viajé hasta Rosario, donde a la mañana siguiente arrancaban las charlas.

Como os podéis imaginar, los cortafuegos no son un agujero negro, y hoy día con un poco de documentación, es fácil saber como funciona netfilter/iptables, e incluso montar un pequeño enrutador con una Raspberry PI basándote en las 2000 guías que hay, pero como os comentaba antes, en aquellos años, la información corría a cuentagotas, y ese cuentagotas, hacia que el punto real de intercambio de información fuese las reuniones de los LUGS y las charlas, pero como planteaba antes ¿sirven, o no sirven?

No quiero bascular mis tribulaciones sobre hechos simplistas, pero hoy mas que nunca, las charlas no sirven.
Y posiblemente, el 5% de las charlas te serán realmente útiles a futuro, y cuando descubras que el 90% de ese 5% están dadas por memos, que la única diferencia que tienen sobre ti es que han tenido un rato para leerse la documentación en cuestión del proyecto sobre el que dan la charla, verás que algunas cosas han cambiado en los últimos 20 años en la informática y que puedes vivir sin ellas, e inclusive, avanzar en tu camino.

Antes un tío que daba una charla era un ser que había tenido que romperse las corneas y el cerebro entendiendo un proyecto, desgranándolo, y ahora los adictos a dar charlas se asemejan mas a un buen puñado de bocachanclas con instinto stand-uperos que intentan de con las charlas, conseguir un mejor trabajo y tener groupies

El fuego interior
 
En estos últimos años, he estado cerca de demasiada gente que ha dado charlas, incluso yo he dado las mías y también he desistido de darlas hace bastante años atrás. Nunca me he sentido cómodo impartiendo cátedra de nada, mas allá de saber que posiblemente, en algunas charlas que daba, mi nivel de conocimientos era mas que potable, pero vivimos en un entorno cambiante donde las certezas de hoy se esfuman posiblemente antes de que pestañemos y la clave no está en asistir a charlas cual monstruo de las galletas, sino en ser tu propio orientador, en tener la capacidad suficiente para que con un poco de vuelta de llave, el motor de tu inquietud, el de tu pasión, se encienda.

De aquella charla que comentaba antes, creo que hay una cosa que jamás voy a olvidar: la admiración que sentí por la base de conocimientos de Mauro Flores. Me interesó su visión sobre la seguridad en el 2000, un año donde acceder a un ordenador con TCP/IP no era algo tan común como es hoy donde está dentro de nuestras vidas a todas horas, pero por sobre todo, me interesó su pasión.

Mauro desbordaba pasión por los poros, no se comunicaba especialmente bien fuera de la informática, pero lo vivía, lo sentía como si en cada golpe de teclas, fuera a cambiar el mundo. Y eso tenemos que buscar, desde nuestro pequeño lugar, intentar cambiar algo de este mundo.

Buscad profesionales que os muestren un poquito de algo que os gusta, pero que os muestren su pasión. No todo el mundo muestra su pasión, muchos inclusive ni siquiera la tienen, y otros posiblemente consideren que mostrarla en una audiencia que todavía no ha descubierto cual es el real motor de este juego, valga la pena.

La pasión es una semilla gigante que una vez que germina, difícilmente se detenga. Van a pasar años y años, y lo que tocabais en el año A, ya no servirá para el B y en el C posiblemente, te olvidarás de todo, pero si la pasión sigue ahí, como las buenas parejas donde la pasión va mutando y dura hasta el final de los días, no necesitarás charlas de nadie y posiblemente en lugar de ser una oveja mas del rebaño, seas un león que ve el mundo desde otro punto de vista.

En resumen:  no vayais a charlas.

Buscad orientadores, buscad figuras que os inspiren, gente que os enseñe a pescar, pero no gente que os de el pescado servido. En 2017 la información está a golpe de click, y posiblemente mas que abultar información en vuestro cerebro, que será caduca en unos años, necesitáis gente que os enseñe a pensar, a apasionaros y a ser los dueños de vuestra propia aventura en el mundo (IT).
 

PD: Los blogs tampoco sirven para nada.
PD2: Stallaman antes también era un tipo interesante de escuchar.

blog comments powered by Disqus